De la gripe española al coronavirus: la evolución del periodismo científico y de salud

La segunda charla que forma parte del III Encuentro Medios y Salud para periodistas
y editores no especializados organizado por la Asociación de Entidades Periodísticas Argentinas(ADEPA) con el apoyo del laboratorio AbbVie estuvo enfocada en el
desarrollo de aportes para enriquecer los contenidos de salud en épocas de pandemia.

“Los periodistas de salud tenemos un pacto con los médicos: ellos no escriben nuestras notas y nosotros no damos recetas”, bromeó Martín De Ambrosio, periodista de La Nación y miembro de la Red Argentina de Periodismo Científico. El experto estuvo a cargo de la charla “Aportes para un periodismo de ciencia y salud”, la segunda del ciclo que conformará el III Encuentro Medios y Salud para periodistas y editores no especializados organizado por la Asociación de Entidades Periodísticas Argentinas (ADEPA) con el apoyo del laboratorio AbbVie. La iniciativa, ganadora de dos premios Eikon a la comunicación en 2019, se está desarrollando este año de manera totalmente virtual.

En un momento en que el consumo de medios de salud aumentó un 199% en términos de minutos de lectura según datos de la consultora especializada ComScore, la producción de contenido periodístico de calidad sobre esta temática se vuelve esencial, en especial porque cada vez hay más lectores no especializados. En ese sentido, De Ambrosio recomendó iniciar los artículos dando todas las definiciones pertinentes, aún las que resulten obvias. “Nuestras fuentes principales deben ser científicos y médicos”, agregó.

Según el experto, además de ser atractiva (“compite con el último partido de Messi, una pelea de vedetes, las últimas decisiones de Alberto Fernández y un gesto del Papa”, comentó De Ambrosio), las notas de salud deben ser rigurosas, ajustarse a la realidad y, un dato no menor, no perder humanidad. También destacó la importancia de un chequeo minucioso de las fuentes y enumeró las trampas clásicas en que puede caer este tipo de contenidos: desde incentivar faltas esperanzas, como ocurrió en los ’80 con las investigaciones con la crotoxina contra el cáncer hasta poner en relevancia estudios que no llegaron a fase humana o que están “flojos de papeles”, según De Ambrosio. Por supuesto, las fake news, popularizadas durante el coronavirus al punto tal que se utiliza el neologismo “infodemia” para describirlas, tuvieron un lugar importante en la agenda de De Ambrosio.

Por último, advirtió sobre la tendencia a enamorarse de algún enfoque específico y perder objetividad o a apoyarse en estadísticas de pequeños números (“a mí me pasó”), entre otros enfoques de riesgo. “Debemos ser lo más cristalinos posibles: es muy importante que releamos lo que escribimos para asegurarnos de que se trata de un material totalmente diáfano”, expresó.

El ciclo tendrá su tercer encuentro -sobre un total de cinco- el próximo jueves 3 de septiembre a las 10 horas. Los invitados serán periodistas de Infobae (Argentina), El Mercurio (Chile), El Observador (Uruguay) y Abc (Paraguay), quienes charlarán sobre la experiencia editorial de los medios durante la pandemia.

La Asociación de Entidades Periodísticas Argentinas (ADEPA) es una organización nacional sin fines de lucro fundada en 1962, que actualmente agrupa a 180 empresas periodísticas de todo el país, editoras de diarios, periódicos, revistas y sitios web. ADEPA es hoy la institución más representativa del pe-

riodismo nacional y ha desempeñado un rol cada vez más activo en la defensa y promoción de la libertad de prensa, piedra fundamental del sistema democrático y republicano argentino.