La crisis de financiamiento nos llama a innovar

Dr. Luis María Degrossi,
Presidente de ADEMP

El clima electoral hace que la agenda de los temas importantes quede relegada a un segundo plano. Nuestro Sector no está al margen de esta tendencia general. Lo preocupante es con cierto retorno a la calma del dólar y una inflación que parece ir controlándose, aunque a un ritmo bastante más lento que el deseable, las apariencias engañan. El Sector Privado de la Salud ha quedado muy golpeado con este proceso de devaluación, inflación y volatilidad e incertidumbre económica. Los precios de los planes de salud de la medicina privada están retrasados y en una muy difícil encrucijada.-

La Superintendencia de Servicios de Salud autoriza ajustes en los precios de los planes de salud. Pero van por detrás de la inflación general y de lo que ya subió el dólar, con lo cual no es arriesgado afirmar que son ajustes insuficientes para la fuerte presión al alza que están teniendo los costos en salud. Pero a su vez, y aquí está la encrucijada, los ajustes de precios en los planes de salud, aun cuando insuficientes para cubrir los verdaderos costos de la salud, son difíciles de soportar para muchas familias que ya están haciendo esfuerzos denodados por llegar a fin de mes.-

Somos conscientes que nuestros afiliados están atravesando también con sus presupuestos familiares estrangulamientos financieros tan asfixiantes como los que sufrimos nosotros en nuestras Entidades. El desgranamiento día tras día de nuestra afiliación, por pérdidas de empleo formal o por ingresos familiares que se ven menguados por la inflación, no hace nada fácil pensar en que apelando a mayores ajustes de precios se pueda relajar el estrés financiero de nuestras instituciones. Además, nunca deja de ser nuestra responsabilidad velar por la salud financiera de nuestros afiliados y por la continuidad de los sistema prestacionales que todos y cada uno de nosotros venimos manteniendo.-

Otra muestra de que el Sector Privado de la Salud tiene su propia inflación es que, aunque la inflación general vaya en descenso en la segunda mitad del año, como esperan los expertos de la economía, los costos médicos crecerán debido a que se firmó las actualizaciones paritarias del Convenio Colectivo de la Sanidad que prevé aumentos salariales del orden del 32% para el período agosto 2019 – febrero 2020. Consideramos que es un justo acto actualizar las remuneraciones de quienes se encargan de atender en todos los sentidos a nuestros afiliados y/o asociados, pero no deja de ser una presión adicional más sobre recursos sanitarios que alcanzan cada vez menos.-

Cuando los recursos son insuficientes no queda otra que apelar a un viejo concepto que a veces queda en el olvido, que se llama: eficiencia. Esto no es otra cosa que hacer rendir más y mejor los pocos recursos disponibles. Para ello se necesita trabajar a todo nivel. A nivel de la política pública, de cada institución y de cada trabajador de la salud privada.-

En el ámbito de la política pública, una novedad es que se convocaron a las mesas técnicas para estudiar las herramientas y recomendaciones para la futura Agencia de Evaluación de Tecnologías Sanitarias (AGNET). Si bien, como dijimos al comienzo de la nota, la política está enfrascada en la contienda electoral, las autoridades invitaron a los actores del sector salud a una instancia de diálogo técnico para empezar a definir los criterios de priorización de las intervenciones a evaluar, los criterios para la toma de decisiones sobre asignación de recursos, los criterios de valoración de la evidencia, los umbrales de costo-efectividad e impacto presupuestario y su adaptación a los recursos disponibles en el Sector Salud. Se trata de ir preparando el terreno técnico para cuando los tiempos políticos sean propicios tanto para la creación de la Agencia, como para otras grandes cambios y/o desafíos.-

ADEMP ha sido invitada a participar en esta instancia de diálogo técnico y allí estaremos presentes con nuestros profesionales.-

Desde el ámbito de nuestras instituciones y con nuestros trabajadores, nuestra contribución a la eficiencia debe venir por el lado de mejorar e innovar en la gestión administrativa, financiera, clínica y de recursos humanos. En salud, cuidar y hacer rendir cada moneda que se tiene disponible implica cuidar y valorar los criterios de utilización. Hoy más que nunca hay que cuidar las tasas de uso con criterios de priorización. Hay que hacer tomar consciencia que las prácticas, procedimientos e internaciones médicas que pueden ser evitadas o resueltas con una apropiada intervención y buen criterio del profesional médico es un recurso más aplicado a tratamientos que sí son impostergables y hasta imprescindibles. Más prestaciones médicas no siempre es buena medicina. El buen criterio médico es lo que lleva a la calidad haciendo rendir más y adecuadamente los recursos disponibles.-

Hoy más que nunca tenemos que ser enfáticos en recordar una máxima de la economía, es decir “los recursos en todos los órdenes de la vida son finitos”. Pero eso sí, haciendo una aclaración de la que ya hoy, no quedan dudas:  “En salud, lo son mucho más aún”.-