Todos juntos por el Coloquio: “UNIDOS POR LA SALUD”

Dr. Luis María Degrossi
Presidente de ADEMP

El Sector privado de la salud en nuestro bendito país está atravesando una coyuntura financiera extremadamente complicada y estresante. El Sector esta apretado por un efecto tipo tenaza donde los ingresos aprietan desde arriba y los costos hacen lo propio desde abajo, con los actores del sector de la medicina privada –tanto financiadores como prestadores– en el medio soportando la presión.

Por el lado de los ingresos, la actividad económica está parada, el empleo asalariado privado registrado –que es desde donde sale nuestra principal cartera de clientes– se está contrayendo, y la alta y persistente inflación restringe los presupuestos familiares haciendo cada vez más difícil aplicar ajustes de cuotas aunque sean compensatorias de la inflación pasada.

Por el lado de los costos, si bien ha primado cierta prudencia y consideración en la negociación colectiva de la Sanidad, donde finalmente la revisión que se hizo en febrero pasado para determinar el aumento final de salario de convenio correspondiente al 2018 estableció un porcentaje por debajo de la inflación, el aumento de los costos laborales en la atención médica sigue siendo excesivamente elevado. El dólar, elemento central en los costos de muchos insumos e inversiones para la atención médica, después de las devaluaciones del 2018 encontró algún resquicio de tranquilidad, hasta pasadas las vacaciones, cuando en marzo volvió a su senda de crecimiento sin visos ciertos de lo que podrá pasar con él en lo que resta del año. Además, llega el período invernal que es cuando naturalmente la gente más servicios le demanda al sistema de salud.

Ingresos que caen y costos que suben ya pusieron en jaque a la salud privada. Por eso, este año organizamos con muchísimo esfuerzo, tesón y esperanza nuestro primer Coloquio, que lo denominamos: “UNIDOS POR LA SALUD”.

Aquí esperamos recibir a todos los actores de la salud privada, y muy especialmente a las Entidades colegas del interior del país que siempre nos acompañan en las buenas y en las malas y que, sabemos, muchas de ellas están atravesando una situación más crítica aún. La idea es escuchar a los expertos expositores pero fundamentalmente conversar entre nosotros, para no quedarnos o sentirnos que estamos solos en medio del temporal, e intercambiar ideas y propuestas, compartir problemas que muchas veces parecen individuales pero son comunes, y buscar salidas innovadoras, todos juntos, a la crisis.

La teoría de las organizaciones recomienda que en momentos de crisis, los agentes que naturalmente compiten entre ellos por lograr metas y objetivos individuales, tienen que juntarse para, entre todos, compartir experiencias, vivencias, soluciones a problemas comunes que permitan la supervivencia del colectivo. En otras palabras, en crisis no hay soluciones individuales, porque si el resto sistémicamente se cae nos arrastrará en su caída. Las organizaciones exitosas –como en este caso debe ser el sistema de salud– en épocas normales pueden basar su progreso en la competencia entre sus miembros, pero en las crisis, su supervivencia colectiva indefectiblemente pasa por la colaboración y la cooperación.

Ciertamente que muchos de nosotros, ante las dificultades que nos plantea el entorno, ya solemos apelar a pedir consejos a colegas, amigos y conocidos. Esta es precisamente una forma de buscar individualmente una ayuda al colectivo. Pero está red de contención que se forma es de alcance limitado, porque se constriñe a nuestro grupo de contactos. El Coloquio “UNIDOS POR LA SALUD” aspira a ser la instancia donde esta humana estrategia de buscar consejos e ideas de colegas y amigos se haga mucho más extensa y profusa, donde podamos construir una red mucho más densa con todos los actores de salud que estamos en el mismo barco.

Los argentinos estamos acostumbrados a las crisis, pero lo que no debemos hacer en esta oportunidad es estar resignados. Hay formas de sobrevivir y salir de la crisis sólo que no las podemos estar viendo porque prevalece la oscuridad. Los espacios como el Coloquio “UNIDOS POR LA SALUD” es la invitación para que entre todos hagamos algo de luz para salir juntos de este mal trance.

Y ojalá que una vez que superemos esta crisis que atraviesa el país (que estoy seguro que lo haremos) el Coloquio se haya convertido en una usina  de ideas, innovaciones y propuestas para el desarrollo y la calidad del Sector Privado de la Salud. Como alguna vez lo dije: las crisis siempre deben ser tomadas como oportunidades para construir algo mejor.

Amigos, los esperamos con muchas ansias y los brazos abiertos a todos el Jueves 16 de mayo a las 9 de la mañana en la Fundación Quirno en Talcahuano 1234, Ciudad de Buenos Aires. Vamos todos juntos y “UNIDOS POR LA SALUD”.