Enfoques de Políticas Sanitarias N° 42

RETRASO DE PRECIOS EN LA MEDICINA PRIVADA POR ACELERACIÓN DE LA INFLACIÓN

Jorge Colina. Economista de IDESA.

La escalada de la inflación y los aumentos de costos laborales están generando un importante retraso de precios en los planes de salud. Es clave generar instancias de diálogo social para mitigar el disloque de precios relativos propios de los entornos de alta inestabilidad. Entre otros temas, este diálogo debe velar por la actualización automática de precios y copagos, las condiciones de incorporación de nuevas prestaciones, la distorsiva estructura tributaria y los requerimientos administrativos del ente regulador.

La inflación y los precios de la medicina privada Transcurrida más de la mitad del año 2014 se confirma una tendencia que se presagiaba a finales del año pasado. Esto es, la aceleración de la inflación. La medición oficial del INDEC, que comenzó a realizarse con una nueva metodología a partir de enero de este año –luego de los severos cuestionamientos recibidos por las distorsiones que se aplicaron a la vieja medición desde el año 2007–, señala que entre diciembre del 2013 y agosto del 2014 la inflación acumulada fue del 18,2%. Esto significa que la inflación oficial anualizada está en el orden del 28,5%. El nivel más alto de inflación que el INDEC haya dado a conocer desde la crisis del 2002.

En la misma dirección aparecen las mediciones privadas, difundidas por el Congreso Nacional, que señalan que la inflación minorista en el 2014 se ubica en el orden del 39% anual. Este nivel, además de muy elevado, denota una franca aceleración dado que en el año 2013 la inflación medida por los privados era de 28,3% y en el año 2012 de 25,3%.

En este marco, resulta interesante observar el comportamiento de los precios de la medicina privada en función de los incrementados autorizados por la Superintendencia de Servicios de Salud. Para simplificar, los aumentos se expondrán por año calendario, sin dejar de considerar que los primeros aumentos de cada año corresponden a incrementos de costos del año anterior.

Los incrementos autorizados para la medicina privada en el corriente año fueron de 5,5% en marzo, 9% en junio y 7,5% en octubre totalizando 23,6% para el año 2014. De no mediar otro aumento, y manteniéndose la inflación minorista al ritmo que viene mostrando, el panorama de precios para la medicina privada se deteriora de manera importante.

Las perspectivas en materia de precios para la medicina privada son complicadas. En el año 2012, los incrementos autorizados a diciembre ascendieron a 21,3%, por debajo de la inflación minorista (25,3%); en el 2013 los incrementos fueron de 27,7% –que incluyen 2 puntos porcentuales correspondientes al año 2012–, porcentaje que estuvo más a tono con la inflación general (28,3%); pero en el año 2014 el escenario se vuelve marcadamente adverso. La inflación general se acelera mientras los precios de la medicina privada se desaceleran, abriendo una brecha. Esta situación se refleja claramente en el Gráfico 1.

grafico 1

En principio, se podría argumentar que los precios de la medicina privada no necesariamente deben seguir la evolución de la inflación general. Desde esta perspectiva, una comparación pertinente sería con la evolución de los costos de los servicios médicos. El motor que define la marcha de los costos de la atención médica en el corto plazo son los costos laborales. Esto se debe a que la medicina, sea ambulatoria o de internación, es intensiva en recursos humanos –médicos, paramédicos, enfermeras, auxiliares, personal administrativo, de mantenimiento–, y los costos de gestión de los planes de salud también los son –con personal para atención al cliente, manejo de registros de afiliados, de recaudación, pagos, auditoria, control de calidad, etc.–. Un parámetro de medición de la evolución de los costos laborales en el sector salud es el convenio colectivo de la sanidad que engloba a la mayoría del personal de las instituciones con internación, que además funciona como caso "testigo" para el resto de las ocupaciones en el sector salud y no difiere de otros convenios colectivos también aplicables al sector como el personal administrativo. La evolución del salario de convenio de la sanidad en comparación con los precios de la medicina privada se presenta en el Gráfico 2.

grafico 2

Del gráfico resaltan dos elementos de central importancia. Uno es que los costos salariales venían creciendo con bastante sintonía con los precios de los planes de salud, pero este año las tendencias se disociaron. Mientras que los salarios del convenio de la sanidad habrán crecido un 33,7% en lo que corresponde al 2014 (hay que aclarar que este crecimiento se efectivizará en febrero del 2015, ya que los aumentos estipulados en el convenio colectivo fueron de 18% en julio del 2014, 10% en octubre del 2014 y 3% en febrero del 2015), los precios de la medicina privada lo habrán hecho en un 23,6%. Así entonces, desde el punto de vista de los costos de los servicios médicos los indicios señalan que los incrementos autorizados en los precios de la medicina privada son insuficientes.

Pero lo más preocupante es el segundo elemento que se desprende del gráfico, y es que aún cuando los aumentos de salario de convenio son superiores a los aumentos de precios dentro de la medicina privada, no alcanzan a compensar la inflación. Esto implica un doble problema. Por un lado, las instituciones de salud enfrentan severas limitaciones para cumplir con los aumentos del convenio colectivo y, por otro, los trabajadores de la salud no están mejor sino que con altas probabilidades vayan a ver reducido el poder adquisitivo de sus remuneraciones. En otras palabras, la insuficiencia que impone la aceleración de la inflación no deja a salvo a ningún actor. Afecta tanto a las instituciones como a los trabajadores.

El fenómeno de la insuficiencia de recursos que impone la inflación se va a agravar si la escalada general de precios continúa. Para la medicina privada, la autorización de incremento que no se otorgue en el curso del 2014 no se traslada al 2015. El próximo año, las entidades de la medicina privada van a partir de una base retrasada y va a ser improbable que puedan igualar el ritmo inflacionario si la inflación se sigue acelerando. En este escenario, las chances de que los trabajadores de la salud mejoren el poder adquisitivo de sus salarios son minúsculas.

Sin control de la inflación, los problemas sólo pueden agravarse Así como la inflación hace daño en las finanzas de las instituciones, también lo hace en el poder de compra de los salarios en el resto de las economía, o sea, las remuneraciones de quiénes tienen que pagar los planes de salud privados. El Gráfico 3 presenta los mismos datos anteriores (inflación Congreso y precios de la medicina privada) pero esta vez con la evolución que según el INDEC vienen tendiendo los salarios formales del sector privado de la economía.

En el grafico se observa que, aunque los salarios formales se mantienen creciendo, su situación relativa no es nada halagüeña. Si bien aumentan por encima de los precios de la medicina privada (31,2% vs. 23,6%) lo hacen por debajo de la inflación general. Esto ocasiona que las familias que pagan un plan de salud privado sientan cimbronazos cuando se autorizan aumentos en los planes de salud, aunque los incrementos sean insuficientes, porque la inflación en el resto de los bienes les está quitando poder de compra. En el fondo, lo que está ocurriendo es que se ha entrado en una fase de la economía donde la inflación deteriora masivamente los ingresos de la población.

Aquí se produce una inequidad, que el ciudadano común no percibe, y es que las obras sociales reciben vía paritarias aumentos automáticos de ingresos del orden del 31%, que es lo que suben los salarios, mientras que la medicina privada tiene limitada la actualización de valores por los planes médicos. La tensión se genera con los prestadores privados cuando éstos últimos buscan, como salida al retraso de aranceles médicos, cobrar copagos por fuera de los planes de salud. Así es como el retraso de los precios de los planes privados tampoco implica un beneficio para el usuario, porque se somete al usuario al riesgo de tener que pagar copagos por fuera de los planes o ver deteriorada la calidad de sus servicios.

Gráfico 3. Inflación, precios de la medicina privada y salarios formales de la economía

grafico 3

Las experiencias inflacionarias que la Argentina tuvo en el pasado y que se dieron también en el concierto internacional enseñan que el proceso inflacionario siempre comienza con incrementos de salarios superiores a la productividad e incluso a lo que crecen los precios. En esta instancia, la inflación es "atractiva" porque permite incrementar los salarios reales sin esfuerzos. Pero esto hace crecer el nivel general de precios. Entonces, se aumenta en mayor medida el crecimiento de los salarios nominales para volver a ganarle a la inflación. Esta es una segunda etapa, donde los salarios le siguen ganando a la inflación, pero ambos ya crecen a tasas altas. Luego viene la tercera etapa, donde la inflación se retroalimenta provocando la escalada de aumentos de precios que llevan a que la inflación pase a ganarle a los salarios. Esta es la etapa terminal, donde la única forma de volver a lograr aumentos de salario real es erradicando la inflación.

Este proceso se puede identificar en Argentina. Entre los años 2003 y 2008, el salario formal creció a razón de 23% por año mientras que los precios lo hacían al 14% anual. Esta fue la primera etapa donde el salario real crecía sin que la inflación apareciera como un problema por el cual preocuparse (de hecho, a finales de este período –2007– se optó por tergiversar la medición oficial de inflación, para sacar el problema de la vista). El período que transcurre entre los años 2008 y 2013, es la segunda etapa, donde el salario formal sigue creciendo (26% anual) por encima de la inflación (24% anual) pero claramente la escalada de precios acechaba el salario. La tercera etapa avisa a finales del 2013 y se presenta en el 2014, cuando los salarios nominales crecen aún más de lo que lo venían haciendo (31% anual) pero la inflación se aceleró y supera los aumentos de salario (39% anual).

Entonces, no sólo el sector salud tiene problemas con la inflación sino todos los sectores de la economía están en un momento delicado donde va a ser complicado ganarle a la inflación, hasta tanto las autoridades se decidan a combatirla con profesionalismo y efectividad. En el interregno, es muy importante mitigar la desalineación de los precios relativos, donde un ejemplo muy concreto es precisamente el precio de la medicina privada, que se desacelera justo en el momento en que se aceleran el resto de los precios de la economía y los salarios.

Recomendaciones de política Ciertamente que el combate a la inflación trasciende el alcance de las autoridades de salud, sin embargo, lo que se puede hacer para tratar de atenuar el impacto de las dinámicas que se producen con la inflación es activar instancias de diálogo social. Una herramienta en este sentido, por ejemplo, sería poner en funcionamiento el órgano consultivo creado por el artículo 27° de la ley de medicina prepaga (Consejo Permanente de Concertación) integrado por representantes del Ministerio de Salud, de las autoridades de aplicación, de los usuarios y de las entidades reguladas, a fin de seguir de manera permanente la evolución de la inflación, los costos de la atención médica y los precios de los planes, y así contar con información común y consensuada dentro del sector para tomar medidas apropiadas a fin de mitigar los desfasajes de precios relativos y administrar la escasez de recursos.

En este ámbito se debería analizar, discutir y consensuar:

• Mecanismos automáticos de actualización de precios de los planes en consonancia con la inflación y los costos laborales: con alta inflación es importantísimo utilizar fórmulas polinómicas y automaticidad para minimizar los desfases de precios relativos;

• La actualización de los copagos que de otra manera pierden eficacia como ordenador de la demanda agudizando el problema de la insuficiencia de recursos;

• La evaluación en la demanda por nuevas incorporaciones al Programa Médico Obligatorio (PMO): es muy importante no perder de vista que el punto de partida de la calidad médica es la combinación de aranceles médicos altos y cantidades muy medidas de prestaciones, de aquí la relevancia de la protocolización de la atención médica;

• Las reglamentaciones para el acceso prudente a las nuevas prestaciones, como la fertilización asistida, las nuevas drogas biológicas y las prestaciones para la incapacidad, prestaciones altamente demandantes de recursos que implican relegar y/o desfinanciar prestaciones existentes;

• Las reglamentaciones en torno a los requerimientos de información y trámites, buscando generar un sistema eficiente de información donde se maximice el valor de la información transmitida, minimizando el volumen y la complejidad de los datos que las entidades privadas debe informar a la Superintendencia;

• La revisión de todos los impuestos distorsivos (aranceles a la importación de insumos, impuesto al cheque, impuestos internos, impuestos a los ingresos brutos, impuestos municipales, etc.) que afectan la cadena de valor de la atención médica encareciendo innecesariamente los costos de producir medicina;

• La simplicidad para importar insumos y equipamiento médico;

• La instrumentación de planes de pago para las deudas impositivas, sin perder de vista que esto es un paliativo y que la solución de fondo pasa por revisar la estructura impositiva;

• Un costeo realista de los planes de salud y medidas de salvaguardas para desvíos muy pronunciados.

En cualquier caso, este punteo señala cuáles son los temas más delicados, importantes y urgentes de la agenda. Obviamente que se pueden sumar otros temas relevantes para el sector. Pero el avance estaría dado con el cambio en la actitud y la forma de regular el sistema en un momento crítico, basándose en el diálogo franco y constructivo, apoyándose en la evidencia, en lugar de apelar a las postergaciones, las improvisaciones y las imposiciones de poca racionalidad. El principio básico de racionalidad es entender que defender el bolsillo de los usuarios implica trabajar sobre los costos en la cadena de valor, eliminando impuestos distorsivos, rentas espurias e induciendo eficiencia, no retrasando los precios de la medicina en escenarios de alta inflación.

ley marco regulatorio

Nuestros Auspiciantes

  • Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

    ADEMP asociacion de entidades de medicina privada

Entidades adheridas

Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

ADEMP asociacion de entidades de medicina privada

Nuestra Revista

  • ADEMP asociacion de entidades de medicina privada

    Numero de Agosto 2014


    Algunos de los temas en esta edición:
    - El ferretero de Dolores y el Marketing Pyme
    - Mala praxis médica y legislación vigente

  • ADEMP asociacion de entidades de medicina privada

    Numero de Junio 2014


    Algunos de los temas en esta edición:
    - Mala praxis médica y legislación vigente
    - El Estado abandónico

  • ADEMP asociacion de entidades de medicina privada

    Numero de Mayo 2014


    Algunos de los temas en esta edición:
    - Los costos de la salud Situación Límite 2014
    - ¿Quién entiende mejor a un odontólogo que su colega?

  • ADEMP asociacion de entidades de medicina privada

    Numero de Abril 2014


    Algunos de los temas en esta edición:
    - La reacción del medico ante una demanda
    - Atención medica gerenciada

  • ADEMP asociacion de entidades de medicina privada

    Numero de Diciembre 2013


    Algunos de los temas en esta edición:
    - Enfoques: La puja dsitributiva en el sector de la salud privada
    - Efectos de la broncemia sobre la medicina

  • ADEMP asociacion de entidades de medicina privada

    Numero de Noviembre 2012


    Algunos de los temas en esta edición:
    - 3% de la población utiliza el 39% del costo médico
    - Los riesgos en la guardia

  • ADEMP asociacion de entidades de medicina privada

    Numero de Septiembre 2012


    Algunos de los temas en esta edición:
    - La antigüedad en la afiliación
    - El valor de las Compañias "autenticas"

  • ADEMP asociacion de entidades de medicina privada

    Numero de Julio 2012


    Algunos de los temas en esta edición:
    - En la tercera edad el consumo médico es hasta 18 veces mayor
    - La mala praxis judicial

Desarrollo EDITUM / VCR DESIGN